miércoles, 12 de noviembre de 2008

Discusión: ¿deben intervenirse los incendios forestales por rayos?



Comunidad rayística, aquí extraigo un articulo de Science acerca de la intervencion del hombre en los incendios por tormentas eléctricas ¿nos está saliendo el tiro por la culata?


La política de control de incendios forestales estaría empeorando el calentamiento global
28 de Julio de 2008



Los científicos han creído por mucho tiempo que la prevención de incendios forestales ayuda a combatir el calentamiento global dado que árboles y bosques recogen más dióxido de carbono de la atmósfera. Pero nuevos y sorprendentes datos recogidos de cientos de incendios forestales de California sugieren lo contrario. El trabajo podría ayudar a cuantificar el papel de los bosques en el ciclo global del carbono y modificar la política federal de los EE.UU. contra incendios.
Los incendios causados por rayos podrían conformar un mecanismo natural de los bosques. Destruyen árboles de pequeño tamaño y maleza, mientras que a menudo permiten a los grandes árboles que permanecezcan de pie y florezcan. Pero desde aproximadamente 1910, los responsables de la política forestal de EE.UU. han tratado de luchar contra cada vez un mayor número de pequeños incendios forestales utilizando cada vez más medios. Esa política ha permitido que más arbustos, maleza y pequeños árboles crezcan que en el pasado. Esta creciente cantidad de vegetación absorbe 50 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono de la atmósfera cada año, según cálculos de los científicos, lo que supone aproximadamente el 14% de la cantidad total de carbono retirado de EE.UU. en los bosques. Sin embargo, los datos históricos sobre el tamaño del árbol no estaban disponibles para permitir a los científicos a confirmar que los bosques había absorbido mucho más carbono durante el siglo pasado.
Para ello, Michael Goulden, ecologista de la Universidad de California, y una promoción de estudiantes, han utilizado el inventario forestal realizado en la década de 1930 en California en 269 parcelas de bosque natural, datos que previamente han sido pasados por alto. A continuación, han comparado estos datos con las mediciones realizadas en el decenio de 1990 en 260 parcelas en la misma zona. El número de árboles por hectárea en todas las parcelas aumentó en un 4% en 60 años, un aumento de los científicos atribuyen a la política federal sobre la supresión de incendios. Sin embargo, la cantidad total de carbono retenido por los árboles se redujo en un 34% durante el mismo período. Estos datos han sido puestos de manifiesto esta semana en Geophysical Research Letters.



Los científicos concluyen que los grandes árboles tenían que competir con la creciente población de árboles y arbustos de pequeño tamaño, con lo que los grandes árboles se vuelven más susceptibles a la sequía, el viento y al ataque de los insectos de lo que hubieran sido sin el hacinamiento. Debido a que los grandes árboles murieron, no absorben una mayor cantidad de dióxido de carbono. “Es intuitivo”, señala Goulden.
“Yo estaba realmente mosqueado con este hallazgo”, dice Richard Houghton, ecologista de Woods Hole Research Center en Falmouth, Massachusetts. “Nadie pensaba estos pequeños árboles tendrían un efecto en los más grandes.” Pero el ingeniero forestal Eric Kasischke, de la Universidad de Maryland, College Park, sostiene que algunos de los árboles de mayor edad simplemente mueren “debido al proceso de envejecimiento”. Goulden responde que la cuestión sería importante sólo si los árboles estudiados tuvieran la misma edad, cosa que no sucede.
Los resultados podrían afectara la política federal de lucha contra incendios de los EE.UU., dice el biogeógrafo del Departamento del Interior Peter Teensma. No es lo habitual en este momento, pero una forma de lograr que los gestores federales den más espacio a los árboles para que crezcan en libertad es permitir los pequeños incendios que destruyen los arbustos y la maleza. Este nuevo estudio “nos decantaría disminuir el control sobre las zonas salvajes”, dice Teensma. Los organismos de EE.UU. van a examinar la cuestión, dicen los funcionarios federales, mientras preparan una nueva política de incendios forestales para su publicación el próximo año.


Fuente: Science

3 comentarios:

Rodrigo Sáez dijo...

Yo sabía que los insendios son parte de la naturaleza. Para romper dormancia de semilla se necesita fuego inluso. Saludos.

RS

Hugo Tapia dijo...

Hacían falta blogs como este, para discutir temas de ciencia en el contexto ecológico de hoy.

J. Tomás Infanti dijo...

¿Cómo puede ser eso? el hombre no sabe para quien trabaja a veces.